Vida monacal

Comer tomates de verdad, orinar en la tierra, dormir a la sombra de un tilo. Caminar junto al río, sorprender a un corzo bebiendo agua, ver telas de araña gigantes. Tomar aguardiente, masticar miel solidifacada, soñar con carne de cordero. Escuchar campanas, oler las piedras húmedas, leer silencio.

monasterio