Anochece

Entre las ramas de la arizónica se vislumbra la silueta de la paloma. Permanece quieta. Desde que la he descubierto, no se ha movido del nido. Ni de día, ni de noche.

Anuncios