Maruja Mallo

Maruja Mallo. http://www.elcorreogallego.es/gente-y-comunicacion/ecg/vida-colores/idEdicion-2008-08-11/idNoticia-331736/

Maruja Mallo. Mujer Maravilla.

canto de las espigas. maruja mallo. http://www.museoreinasofia.es/coleccion/obra/canto-espigas

Canto de las espigas, Maruja Mallo

“El documental Maruja Mallo. Mitad ángel, mitad marisco realiza un completo recorrido por la vida y obra de esta pintora intentando -a través de declaraciones de la propia artista, amigos y estudiosos de su obra- profundizar en su personal mundo interior y artístico, a la vez que va deteniéndose en cada una de las etapas artísticas por las que transitó a lo largo del siglo XX y que le llevaron desde la figuración hasta la abstracción.

Este documental muestra el recorrido vital y artístico de una mujer transgresora con las convenciones sociales de su tiempo, a la que se le ha negado hasta la fecha, un lugar en la historia de la pintura española.”

rtve.es – Imprescindibles

Anuncios

Yo ya no sueño

Estoy embebida en mis pensamientos, dejándome acunar por el traqueteo del tren, cuando de pronto escucho a mi lado: yo ya no sueño. Me giro, y es una mujer mayor, canosa y desgreñada, que me está clavando los ojos. Yo ya no sueño, repite. Y yo no sé qué decir. El vagón se detiene y se abren las puertas y ella se levanta y se marcha. No sé qué pensar.

Grete Stern - Sueño nº 7. https://www.ivam.es/exposiciones/antoni-muntadas-y-los-mass-media/

Esmerarse en agradar

Guía de la buena esposa. http://www.taringa.net/post/info/16640079/Guia-de-la-Buena-Esposa-de-1953.html

“En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así, no le presiones o estimules en la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo en cuenta que su satisfacción es siempre más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes.”

Matilde Peinado Rodríguez
Enseñando a señoritas y sirvientas
Formación femenina y clasismo en el franquismo
Los Libros de la Catarata

Morir en verano

Escuché la historia por la mañana en la radio, y me pareció tremenda. Después pasaron las horas, pasaron las cosas que tienen que pasar durante todo un día, y ya por la noche, el recuerdo de aquella mujer se había diluido en mi memoria. Al fin y al cabo, hay tantas formas de morirse en verano.

mujer de piedra. http://northstargallery.com/stone/stone35.htm

Lana Caprina. Epístola de un licántropo

Lana Caprina. http://www.hermidaeditores.com/descargarebooks/lanacaprina-epistoladeunlicantropo-giacomocasanova-libro-ebooks-sindrm-epub-pdf-22.html

Una cita del gran poeta Horacio: “Siempre hay quien discute a propósito de la lana caprina”, es decir, acerca de tonterías. Giacomo Casanova (1725-1798) se inspiró en esta idea y en la polémica suscitada alrededor de dos libros publicados por dos médicos de su época. El tema: la mujer y su útero.

Sigue leyendo en la página 26 de BUENSALVAJE

Buensalvaje 1

Comunicación

En el interior de un vagón de metro lleno de gente y bastante sucio, una mujer apoya la espalda sobre la puerta cerrada para conservar el equilibrio. Va de pie, y se tambalea con los vaivenes del tren en marcha. Al otro lado del cristal, la velocidad se refleja en lo oscuro de las paredes del túnel. Yo soy especial, le dice a su acompañante. Silencio. El hombre no se inmuta, ni la mira. Ella vuelve a la carga: me gusta ser diferente. Silencio infinito. El hombre no reacciona. Entonces la mujer se rinde y se vuelve hacia mí, y se da cuenta de que llevo un rato observándola. Yo bajo la vista y hago como que sigo leyendo, pero ya no me acuerdo de por dónde iba.

túnel del subte de Buenos Aires. http://es.wikipedia.org/wiki/Subte_de_Buenos_Aires

Paseos cuando hay fútbol

Camino durante largo tiempo sin cruzarme con nadie, el parque está solitario. Todo es paz y sosiego entre los árboles. De repente, un murmullo que crece en la distancia. ¿Qué pasa? Lo averiguo cuando me acerco. Los socios del club de fútbol del barrio han ocupado el bar del polideportivo, y han sacado a la terraza el televisor y las sillas para ver jugar a La Roja. Los veo desde arriba porque están como en un foso. Todos gritan al unísono mirando la pantalla: ¡Uyyyyyyyyy!

Sigo caminando y los dejo atrás. Silencio. Solo se oyen los pájaros y, a lo lejos, el tráfico de la carretera que va paralela al parque. Poco a poco, otro murmullo que crece. Una fiesta de cumpleaños en la zona de los columpios. Hay un grupo de madres sentadas en el césped, y un montón de niños pequeños que chillan y saltan. Uno viene corriendo hacia mí, y se para en la fuente para llenar un globo con agua. No puede. No tiene la fueza necesaria para apretar el botón y hacer que el chorro salga. ¿Me ayudas?, me pregunta. Le lleno un par de globos, y cuando me doy la vuelta, se ha sacado del bolsillo un puñado más y me los acerca. Todavía faltan todos estos, me apremia. Pero yo le contesto que tengo mucha prisa y que tengo que irme a mi casa. Bueno, y se vuelve a guardar los globos en el bolsillo para agarrar con sus manitas sucias los dos que acabo de inflarle. ¡Ten cuidado, que no se te rompan!, le grito mientras se aleja. ¡Vale! me contesta él trotando hacia donde está la fiesta.

Continúo mi camino, que no es ninguno en concreto. Después de bastante rato, me cruzo con una mujer que lleva puesta una camiseta verde con letras blancas: Escuela Pública de Todos para Todos. El chihuahua que va con ella se acerca a olerme y ladra, la mujer le llama la atención para que no me moleste. No pasa nada, la tranquilizo. Es que le gusta saludar a la gente, contesta ella, y como hoy no hay jaleo por la calle, te ha visto venir y se ha puesto contento. Sí, hoy está todo muy tranquilo, le confirmo. Sí, añade ella, esperemos que juegue mucho España.

La dejo atrás y bordeo la pinada. Las mesas del merendero están vacías. Camino, camino. Hay tanta calma… ¿Qué habrá pasado con el partido? Cuando llego a casa, enciendo la tele y veo las noticias. Hemos perdido y estamos fuera del campeonato.

parque. http://www.panoramio.com/photo/87892128

Impulso

rostro de mujer de Kile Zabala. http://www.dibujosde.es/detalle.php?iddibujo=646Entró una mujer y se sentó frente a mí. De vez en cuando se cruzaban nuestras miradas. Pero qué bonita es, pensé. Empecé a ponerme nerviosa. Nunca me había pasado antes. De repente, no pude contenerme y, cuando el tren paró y se abrieron las puertas, me levanté y me fui hacia ella. Eres guapísima, le solté.

Ella me miró con cara de sorpresa. Yo salí del vagón sin esperar a que dijera nada. Me llevaba la euforia. Caminé por el andén hasta que el convoy desapareció dentro del túnel, y luego me senté en un banco a esperar el próximo tren. Me faltaban cinco estaciones para llegar a mi destino. Empecé a sentir vergüenza.