Me voy para atrás

A mí también me pasa que a veces llego a un punto de la lectura en el que me despisto y me pongo a pensar en otra cosa. Pero cuando vuelvo al texto, pasados unos segundos, me sorprendo mirando los renglones anteriores al lugar donde me desenganché antes. Me distraigo varias veces seguidas, repitiendo el itinerario, aunque cuanto más tiempo me paso embobada, más líneas voy retrocediendo, hasta que llega un momento en el que empiezo a pasar páginas a la inversa, empecinada en retomar la historia sin que se me escape ningún detalle. Esa es la señal. Si veo que voy para atrás, apago la luz y me duermo.

Anuncios

Luz nocturna

Pensé que era la luz de la luna, pero no se trataba más que de una farola.