Hay que saber esperar

¿Esperar cuánto, abuelo?