Eran los juerguistas 70

“Muchos chicos se colocaban. Pero Dahmer no quería emociones. El quería… embrutecerse.”

Derf Backderf, Mi amigo Dahmer
Traducción de Santiago García
Astiberri Ediciones