Una libélula 

La he matado. Creía que era un mosquito grande y he reaccionado rápido, como debe procurar hacerse en estos casos. Antes de darme cuenta, ya estaba la huella de mi zapato impresa en la pared de la terraza, junto al amasijo espachurrado de alas, tripas y patas.

– Vaya cuerpo más largo tiene este bicho -he pensado.

Y al acercarme a inspeccionar el cadáver, he descubierto el fiasco.

Estoy desolada.

libélula. http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/wiki/index.php?title=Lib%C3%A9lula_emperador

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Pobres, tú y ella (más).

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: