El asunto

A mi amiga le ha surgido un conflicto por una cuestión de trabajo: la posibilidad de incorporar un cliente nuevo a costa de incumplir el acuerdo que había establecido con un “competidor amigo”. Su jefe le ha dado un consejo.

La llamó ayer a su despacho y le habló con el corazón en la mano.

– Cuánto te queda por aprender -le dijo-. Está bien que te acuestes con tu marido y no con el vecino, pero hay veces en que no puede andarse uno con tantos remilgos. Tú tira para adelante con el asunto, que ya veremos luego cómo le ponemos el maquillaje. Y aplícate el cuento para el futuro.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Marqués

     /  15 de enero de 2014

    uyy uyy hay que tener cuidado con el valor que le damos a la palabra dada, asunto peliagudo. El corto plazo (nuevo cliente) frente al largo (reputación, etc).

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: