Una obra maestra de la errata

“Se cometió en verso, siempre más débil ante la errata que la prosa (…)

El original decía:

Aunque me encuentro de tu vista lejos
jamás en mi alma tu memoria muere,
guarda, hijo mío, siempre mis consejos,
no olvides a tu padre que te quiere;
yo sé que tú te portas como debes,
sigue aparte del mal, sigue el sendero
de la inmortalidad, que es lo primero,
las horas de la vida son muy breves
y todo en este mundo es pasajero.

Un aprendiz de tipógrafo lo compuso así:

 
Aunque me encuentro de tu vista lejos
Tomás, en mi alma tu memoria muere,
guarda, hijo mío, siempre mis conejos,
no mires a tu padre que te quiere;
ya sé cómo te portas, que tú bebes,
sigue, parte del mal, sigue el sendero
de la inmoralidad, que es lo primero,
las horas de la viuda son muy breves
y todo en este mundo es pasagero.
 

José Esteban, Vituperio (y algún elogio) de la errata
Ediciones Espuela de Plata

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: