Canónigos

Entré corriendo en el chino del barrio. Tenía prisa. Me fui directa al rincón de las verduras. No los encontraba. Alcé la voz para preguntarle al hombre del mostrador que estaba junto a la puerta.

– ¿Tienes canónigos?

– ¿Calóligo? – me contestó él también a voz en grito.

– No te preocupes, muchas gracias.

Salí de allí precipitadamente, dejándole con cara de duda. Después me di cuenta de que había sido una maleducada.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: