Cuartos de final

Lo reconozco. Deseaba con todas mis fuerzas que ganara España y que perdiera Francia. ¿De dónde provenía esta pasión extraña? Me preocupé. Buceé en mi subconsciente y di con la explicación: había establecido una asociación muy intensa entre Sarkozy y el equipo francés. ¡Voilà! El resultado del partido sirvió para la catarsis, aunque vaya por delante que los políticos españoles tampoco me gustan nada. ¡Olé!

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: