La nevera

Cuando sonó el despertador, Marc se dio la vuelta en la cama y emitió un sonido gutural de incredulidad y fastidio antes de alargar el brazo para apagarlo a tientas. No quería abrir los ojos. Ya tenía que levantarse y no había podido dormir nada en toda la noche, así que se aferraba a las sábanas vehementemente con la esperanza de que el tiempo se hiciera un poco más largo…

Sigue leyendo en BURLESQUE FANZINE

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: