A mí también me gusta el fútbol

Hace algún tiempo, un amigo me invitó a colaborar en un blog futbolero. ¿Y qué voy a escribir yo sobre eso?, contesté. Pero él, sensible a mi desconcierto, me explicó que podía utilizar este deporte como una vía para contar diferentes historias: de superación, de humildad, de egocentrismo, de solidaridad… El fútbol abarca y da para tantas cosas, dijo, que podría servir para casi todo. No voy a describir la cara que se me puso después de escuchar aquello.

El runrún de lo que me había dicho este amigo quedó flotando en el interior de mi cabeza, hasta que un día, acodada en la barra de una cafetería, leí el siguiente titular en el periódico de un señor que estaba sentado a mi lado: “Marca vende cada día 103.719 ejemplares más que As”. Inmediatamente me pregunté para mis adentros: ¿Y por qué? Y fue entonces cuando me di cuenta de que, al fin y al cabo, yo también me intereso por el fútbol.

Mi ignorancia supina sobre las reglas de este deporte hace que dé mil vueltas alrededor de las cuestiones más estúpidas; según aquellos que me rodean y que entienden del tema, claro, porque a mí sí que me parecen asuntos interesantes, aunque no tengan nada que ver con la trayectoria de la bola. Así, reconozco, por ejemplo, que disfruto analizando el lenguaje no verbal de los entrenadores en las ruedas de prensa, y que también me fijo mucho en la información que se refleja en los marcadores durante la retransmisión de un partido, porque, aunque no la entienda toda, lo que más me interesa es observar cómo avanza la tecnología en este sentido. Pero lo que más me gusta, con diferencia, es cuando un equipo juega un partido muy importante y gana y se vuelve loco, o pierde y todos los jugadores se ponen a llorar desconsoladamente.

Quiero aclarar que no soy mala persona y que, además del amigo que he mencionado antes, muchas otras personas podrían atestiguarlo. No disfruto con la desgracia ajena, sino con la expresión auténtica de las emociones, y no se puede negar que este tipo de situaciones son bastante intensas… En fin, que a lo que voy es a admitir que, efectivamente, a mí también me gusta el fútbol, aunque sea a mi particular manera.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Carlos de Miguel

     /  24 de junio de 2012

    Tipo sabio ese amigo tuyo 😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: