Un envoltorio de pastelillo

Estoy segura de que esto lo ha perpetrado un niño. ¿Quién si no iba a tomarse la molestia de pelar una ramita de este espigado ciprés para colgar el envoltorio como si fuera un adornillo navideño? Demasiadas molestias para un adulto. Y esto no tiene pinta de que haya sido un accidente.

El envoltorio es de papel de alumnio, con impresiones de colores vivos, y está doblado varias veces a lo largo de sí mismo. A continuación se han unido los extemos en un nudo bastante rudimentario. Un envoltorio de pastelillo en forma de arete, eso es lo que prentendía el niño. Luego se ha puesto a arrancar las hojas de la ramita que le venía más a mano, según su altura, y por último ha colgado el envoltorio como si fuera un adornillo.

Estaría aburrido, el pobre. Hay que reconocer que los cementerios no ofrecen muchas opciones lúdicas.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: